CARTA DEL PRESIDENTE DE LA FHG A LOS FEDERADOS

Queridos amigos, 

En primer lugar, espero que vosotros, vosotras y vuestras familias os encontréis bien de salud. Esta situación está resultando muy dura para todos y soy consciente, porque yo también pensaba que podríamos ver algo de luz en un plazo razonable, de que esto se está haciendo muy largo. 

Me gustaría mostrar mi agradecimiento a las personas que, en estos tiempos difíciles, se encargan en los clubes del bienestar de nuestros caballos. Me consta que están teniendo que hacer un esfuerzo extraordinario para que, a nuestro regreso, los encontremos en las mejores condiciones.

En cuanto a la situación actual, nada me gustaría más que daros nuevas y buenas noticias, pero de momento, lamentablemente todo sigue igual. Ante la consulta de algunos federados a propósito de la posibilidad de acudir a los clubes a mover a sus caballos, tengo que ratificarme en lo dicho en mi anterior carta, “los clubes deben permanecer cerrados y a ellos solo pueden acudir los titulares y el personal profesional para encargarse de su mantenimiento y cuidados”. 

Algunas personas han consultado sobre qué pueden hacer si tienen un caballo en una finca o instalación de su propiedad, si pueden montar o no. Pues bien, a nivel deportivo, los entrenamientos están suspendidos y por tanto, las coberturas de nuestras pólizas federativas no nos cubrirían si sufrimos un accidente. Al margen de esto, lo que cada uno hace en su casa lo hace a título particular bajo su responsabilidad, pero no debemos olvidar que actuar responsablemente es el fin mayor en estos momentos, por nosotros mismos y para no poner en riesgo a los demás.

A nivel de instancias superiores, os prometo que me gustaría poner en vuestro conocimiento medidas efectivas que pudieran servirnos de algo. Personalmente creo que difundir comunicados que, tras un titular esperanzador, están vacíos de contenido, no tiene ningún sentido. El CSD y la Secretaría de Estado para el Deporte especulan con supuestos escenarios de recuperación de la actividad siempre condicionados a cuándo y cómo acabará esta crisis, cosa que desconocen y cuya resolución trasladan a las autoridades sanitarias. Es decir, en resumen, que no tienen ni idea y por tanto no nos pueden dar una hoja de ruta, cosa por otra parte comprensible. Bajo mi punto de vista es mejor ser claro y conciso, "retomaremos la actividad cuando podamos y todavía no sabemos cuándo sucederá eso". 

Quiero terminar esta carta con una convicción que nos debe llevar a tener esperanza. Nuestro deporte reúne todas las condiciones para que su vuelta a la actividad no deba retrasarse mucho. No es un deporte de equipo ni de contacto, se practica al aire libre y los clubes, con una buena planificación, pueden estructurar la práctica segura de su actividad con relativa facilidad, tanto a nivel de escuela como de propietarios, sobre todo si cuentan con nuestra colaboración y de un comportamiento responsable y solidario de todos los que somos usuarios de las instalaciones hípicas. Estoy convencido de que los esfuerzos de nuestros responsables federativos nacionales van en esa dirección. 

Desde la Federación Hípica Gallega estamos trabajando en planes de reactivación para cuando esto pase y espero daros alguna buena noticia en próximas fechas. No es fácil y nuestros recursos son limitados, pero es nuestro empeño y creo también nuestra obligación, tratar de aportar todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a que esta herida cicatrice cuanto antes. Por el momento toca tener un poco más de paciencia. 

Un fuerte abrazo y hasta pronto. 

Federico Pérez-Lago

Presidente

PROCESOS ELECTORAIS
LICENZAS
INSCRICIÓN CONCURSOS
EXAMES DE GALOPE